Pensamientos intrusivos

Todo pensamiento es intrusivo

Normalmente, cuando se habla de pensamientos intrusivos desde la psicología para hablar de pensamientos recurrentes desagradables, se transmite indirectamente que tenemos pensamientos que no son intrusivos. Pero, ¿es esto así?

Prueba a no pensar en un ornitorrinco verde

¿Qué sucedió? ¿Conseguiste no pensar en un precioso ornitorrinco verde? Nos guste o no, la corriente de pensamientos acude a nuestra mente, lo decidamos o no. Como se dice aquí, parece que el 95 % de los pensamientos son involuntarios, y de esos, el 80 % tiene un contenido negativo. 

Pensamientos intrusivos

Déjame decirte que el que tengamos tantos pensamientos intrusivos seguramente tenga una razón evolutiva importante. Y es que, podernos anticipar a lo negativo en un contexto tan hostil como el del sapiens en sus inicios es lo que seguramente nos ha hecho llegar hasta aquí.

La «ley» de atracción y demás engaños

Se habla mucho de esta falsa ley como una realidad. Para mí no deja de ser una actualización del «no tendrás pensamientos impuros o serás castigado» en clave new age. Un famoso hace tiempo y sin idea de psicología incluso cometió la imprudencia de decir «cuidado con lo que piensas porque en lo que piensas te convertirás». Y no, no eres tus pensamientos.

Esto no hace sino ponernos hipervigilantes con nuestros pensamientos, por supuesto con resusltado catastrófico porque, como hemos visto, el intento de suprimir un pensamiento no hace sino tenerlo más presente en nosotros.

La hipervigilancia de nuestros pensamientos es un factor sin duda que contribuye a la ansiedad.

¿Qué podemos hacer con nuestros pensamientos intrusivos?

Dado que el flujo de pensamientos es el que es en nuestra mente, y que prácticamente todos nuestros pensamientos son pensamientos intrusivos, lo mejor que podemos hacer es aprender a distanciarnos de ellos por medio de la defusión cognitiva.

Psicólogo para pensamientos intrusivos

La defusión cognitiva es el recurso que utilizamos para distanciarnos de nuestros pensamientos, entendiendo que no tienen una sustancia real y entendiendo también que pensar algo no tiene nada que ver con hacer algo o con que eso se materialice.

Una de las maneras para practicar la defusión es a través de la atención plena o mindfulness. Es en el músculo de la atención donde podemos trabajar esa libertad interior de distanciarnos de nuestro contenido mental.

¿Tienes pensamientos intrusivos que te perturban? Escríbeme y atenderé tu situación.



Call Now Button
× ¿Cómo puedo ayudarte?